Inicio » Colores » Perifoneo, un “fósil” de la comunicación que aún sobrevive en las comunidades
Perifoneo, un “fósil” de la comunicación que aún sobrevive en las comunidades
Foto: Cuarto Oscuro.

Perifoneo, un “fósil” de la comunicación que aún sobrevive en las comunidades

Los avances tecnológicos no han logrado destronar al “rey”. Este servicio sigue siendo tan eficaz para comunicarse tal como lo era hace dos décadas

Lucero Natarén / Aquínoticias

“A todo el público en general, la señora Benigna Cueto les está ofreciendo las ricas tlayudas y hamburguesas, pueden pasar desde estos momentos, o hacer su pedido al número (…) serán muy bien atendidos”.

Estas son una de las voces que se escuchan durante las mañanas, tardes, noches o en ocasiones especiales. Ondas que viajan a través del aire entre las casas y llegan a los ávidos consumidores. Una melodía es la antesala a un anuncio, la señal para prestar atención.

En las comunidades de Chiapas, usar el perifoneo es una práctica no sólo no obsoleta, sino común, que a pesar del tiempo y los avances tecnológicos, está tan vigente como hace 50 años. Y no es una cuestión de nostalgia, sino que es un medio de comunicación eficaz y económico –los costos por anuncio pueden oscilar entre los 10 y 20 pesos, en comunidades costeras, por ejemplo-.

El perifoneo sirve para anunciar servicios, productos, comunicados comunales y hasta decesos, en casos más extremos, ha llegado a servir para reunir a la comunidad en situaciones de emergencia, tales como aprehender a ladrones.

Según don Melecio Serrano, en la colonia Veinte de Noviembre en el municipio de Tonalá, Chiapas, lugareños frustraron el robo de cable de cobre y ahuyentaron a los ladrones gracias al oportuno aviso a través de este servicio, donde los comuneros corrieron con palos y machetes, listos para linchar a los delincuentes.

En otras comunidades, este servicio ha tenido un mayor impacto a la hora de comunicarse, incluso por encima del teléfono y el internet, pues hay déficit de infraestructura de dichos servicios en territorio chiapaneco.

Este tipo de comunicación no es exclusivo de comunidades rurales, tal es el caso de Terán y San José Terán, Plan de Ayala, Copoya y El Jobo, colonias de Tuxtla Gutiérrez, las cuales se caracterizan por no perder su “esencia”. Aún se puede escuchar la difusión a través de megáfonos direccionados hacia el “corazón” de la localidad.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

cinco × 3 =