Inicio » Voz Pública » Polígrafo Político / Darinel Zacarías
Polígrafo Político / Darinel Zacarías

Polígrafo Político / Darinel Zacarías

¡Gurría, el simulador!

“No sé ni cómo duermes por las noches, siendo un embaucador. Si mientes más cada que hablas. Allí por donde pasan los de tu calaña. Simulador de circo” Joaquín Sabina

Tapachula no sólo destaca por ser una de las ciudades más inseguras. También se le atribuye una serie de referentes que ridiculizan a la famosa Cuarta Transformación que se promueve desde el gobierno central del país.
Óscar Gurría Penagos no sólo tiene en la marginación y el abandono a la supuesta capital Económica de Chiapas.
Por su terquedad e intransigencia ha convertido a Tapachula en un gran achigual. Los índices de inseguridad y de múltiples rezagos en salud, educación, cultura e infraestructura, son letra muerta para su gobierno.
Y suscribo cuando se dice que el actuar del edil de Tapachula deja cada vez más, mucho que desear. Su obcecación y temperamento lo dejan al desnudo. Como un timorato de marca, que lo único que hace es jugar el papel de simulador.
Este lunes los comuneros de Toquián y Pavencul le hicieron una visita de pocos amigos. Le boicotearon su original “mañanera” y se le fueron a plantar en la cara de su patio.
Sí, los mismos líderes que un día fueron sus operadores políticos, le llegaron a cantar su precio. La respuesta no se hizo esperar y el fatuo y vejatorio alcalde, instruyó colocar barricadas de policías y de la Guardia Nacional.
El diálogo y la concertación son nociones que recusa Gurría. Lo de él, es el encono, la barbarie y la intolerancia. Un alcalde que usa la fuerza pública, la violencia y la agresividad para minimizar a quienes reprochan su proceder, no debe tener cabida en la sonada 4T.
Y sí, es una grave afrenta contra el instituto político que le dio el triunfo para gobernar Tapachula. Con este tipo de conductas de terrorismo y anarquía, lo que conseguirá será soterrar la tumba del partido guinda.
Es un insulto al instituto político de Morena, a su militancia y a quienes confiaron en él.
Su jefe de seguridad municipal Enoc García Palazuelos debió recibir la instrucción para actuar de manera arbitraria y cobarde contra los comuneros y la vileza con la que agredieron a los colegas Alejandro Gómez, Damián Sánchez, Sergio Liévano y Julio Navarro.
Y pese a que vivimos en un estado con Alerta de Género, la manera despótica y violenta con la que se detuvo y esposaron a Cinthya Alvarado, locutora y activista que exhibió en cadena nacional en una de las Mañaneras, los actos de corrupción de Óscar Gurría Penagos.
La destitución del jefe de seguridad debe ser inmediata. El caos y la zozobra que se generó con el ataque a los comuneros va despertar la ingobernabilidad.
El gobierno de Tapachula, ya retó a la ciudadanía. Se atrevió a reprender cobardemente a compañeros reporteros. A apalear e increpar a líderes comuneros que lo único que exigían era atención y cumplimiento de las promesas de un alcalde embaucador.
PD1: En el Congreso de Chiapas se le calienta la papa a Marcelo Toledo, trabajadores exigen el adeudo de un bono de fin de año que se les adeuda. Además de una severa y presunta investigación por el desvió de las prerrogativas y de que los números nada más no le cuadran al encargado de la Junta de Coordinación Política. El suspirante a la alcaldía coneja se le hace bola el engrudo. Ampliaremos.
¿Quién dijo que tengo sed?

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

cinco × 3 =