Inicio » Chiapas » Problemas visuales en adultos jóvenes son prevenibles
Problemas visuales en adultos jóvenes son prevenibles

Problemas visuales en adultos jóvenes son prevenibles

La optometrista Judith Miranda López explica que la miopía y el  astigmatismo son los padecimientos más comunes entre los 18 y 40 años de edad. Brinda algunas recomendaciones que servirán para evitar complicaciones de salud

Lucero Natarén / Aquínoticias

Los problemas visuales como miopía, astigmatismo e hipermetropía, son los más comunes en adultos jóvenes, de entre los 18 y 40 años, según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). El oftalmólogo del IMSS, Ricardo Rosales Tirado, reveló que aproximadamente el 40 por ciento de la población derechohabiente padece algún problema visual.

Respecto a esta situación que aqueja a miles de personas, la especialista en optometría Judith Miranda López explica que de acuerdo a lo observado en su clínica, en Tonalá, Chiapas, el 80 por ciento de las personas entre los 18 y 35  años de edad presentan miopía, el 15 por ciento presenta vista cansada –personas de 35 años de edad en adelante lo padecen-, y el cinco por ciento restante padece astigmatismo.

Otra de las observaciones que realiza es que dentro de las causas de estos problemas visuales se encuentra el uso prolongado de dispositivos móviles y la computadora. Remarcó que es vital que las personas acudan a revisión con un oftalmólogo, para que sea este especialista quien identifique cuál es su problema y de ser necesario se le canalice con un optometrista, quien le brindará el tratamiento más adecuado para frenar o tratar el trastorno óptico que padezca.

Los especialistas recomiendan la importancia de acudir a revisión oftalmológica una vez antes de los cuatro años de edad; una vez cada dos años, a partir de los 20, así como después de los 40. La visita al especialista debe ser anual; mientras que, durante la tercera edad, cada seis meses.

Coinciden que para preservar la salud visual es importante no tocarse los ojos con las manos sucias, no intercambiar productos de uso personal, como cosméticos o lentes, y como cuidado adicional, usar gafas oscuras cuando se exponga directamente a la luz solar. Miranda López concluyó aconsejando la visita o un chequeo con un especialista, por lo menos cada seis meses, sobre todo si se utilizan lentes con graduación.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

10 + 4 =