Inicio » Voz Pública » Qué más pue… / Carlos Coutiño
Qué más pue… / Carlos Coutiño

Qué más pue… / Carlos Coutiño

Día del Turismo

Hablar de turismo, es hablar de Chiapas; en realidad todo puede considerarse como tal, pues cuenta con arqueología, su conquista, naturaleza, colores, olores, gastronomía, sus costumbres, todos los días se puede decir que hay algo que celebrar, el turista no tendría por qué irse, es más podría quedarse a vivir.

         De acuerdo a los datos, el problema que Chiapas presenta, es que los operadores y agencias de viajes, no muestran la totalidad, para que sean los visitantes quienes decidan, es lo mismo desde Palenque, San Cristóbal de las Casas y el Cañón del Sumidero, en otras palabras no dicen nada.

         Pero nos quedemos en Chiapa de Corzo, solo en este punto hay en efecto el Cañón como parte de la naturaleza, pero también encontramos el chorreadero, el mismo río Grijalva que se puede hablar no solo de la fauna, sino de su propia historia, como el navegante Juan de Grijalva lo recorrió, fue en este punto donde se dieron combates entre indígenas.

         Hay más de 300 ruinas arqueológicas, incluso algunas de ellas saqueadas por los mismos ciudadanos, pero que ahí están como ejemplo del porque esta entidad lleva el nombre de los indios Chiapa, además se presentó una guerra entre liberales y conservadores, hay fuertes y templos de 1554 a 1,600 y además cuenta con leyendas, gastronomía, es además uno de los pueblos más ricos en costumbres religiosas y sus fiestas que no terminan.

         Como entonces decir que no hay para quedarse una semana, en un solo día podría darse el recorrido por sus museos, que dicho sea de paso hay 5 de los cuales todos apuntan a su propia historia, pero además conocer la fauna que es ya un deleite como las nutrias, pelícanos, monos, patos, culebras, cocodrilos, tortugas, pericos, lechuzas, venados, linces, chorchas, palomas, tortolitas, y quien sabe cuántas especies más.

         Eso es solo Chiapa de Corzo, podríamos recorrer los 123 municipios y encontrar mucho que ver para quedarse por lo menos 20 horas en ellas y el resto dedicarla a viajar a otro punto.

         Se dice que Tuxtla Gutiérrez no tiene nada, es más un zoológico mal cuidado y un parque de la marimba, donde solo llegan unos cuantos del millón de capitalinos, sin embargo el turismo los busca y hay que destacar los museos, sus iglesias, que también son parte de su acervo histórico, Copoya, El Jobo, el Cañón en sus miradores, de tal suerte que tiene mucho que ofrecer.

         El problema, no es solo las agencias y operadores, somos nosotros quienes no hacemos nada por detener a esos visitantes, en cada pueblo, quieren cobrar por todo, son hostiles para vender, somos sucios y tiramos basura al por mayor y eso no gusta a nadie, sus calles y banquetas en mal estado, otros más sin alumbrado, sin conocimiento de cómo tratar al turista.

         Por si fuera poco, se inventa y reinventa las cosas que se mencionan a los extranjeros o connacionales, no hay preparación, pero todos quieren atenderlos no por el gusto, sino por el dinero que puede traer consigo; de que sirve entonces que el gobierno federal o estatal haga su parte, si nosotros somos los primeros en alejarlos de nuestros pueblos.

         Es necesario que las condiciones sean distintas, que los taxistas no sean abusivos, los restaurantes no engañen con la alimentación y den precios justos, lo mismo que otros prestadores que solo ven beneficios personales pero no el beneficio global.

         Cierro diciendo que el turismo, no es solo enseñar lo que se tiene, sino aprovechar y enseñarles la historia, cultura, empaparlos de conocimientos, que ellos se lleven sabiduría de Chiapas para exponerlo con orgullo de donde son originarios, que esta entidad sea la más grande por todo y para todos.

         Sostener que el estado es y debe ser un punto de referencia cultural, donde todo se respeta y vale, donde se genere un ambiente que invite a regresar y comunicar al mundo lo que significa Chiapas para los chiapanecos, en consecuencia, que también sea amado por todos.

Nicaragua

Este domingo en ese país, se celebró el día de la Biblia, por obvias razones el gobierno prohibió su realización, sin embargo hay mucho que explotar en esta materia, pues no solo son los hechos o acciones, va más allá en un tema de fe, lo que hace que la ciudadanía no deje de creer pese a las restricciones.

         El gobierno de Ortega quien solo tiene apoyo de su propio gobierno, mientras que la gente dice sí por temor a las represalias, pero no está con él, lo que es real es que Dios está presente pese a lo que se ve, los estudiosos en filosofía, mariología, cristología principalmente, señalan que esto lejos de perjudicar, en realidad es bueno.

         ¿Cómo puede ser? Es la pregunta, pues bien, se responde que eso se vio en México cuándo Plutarco Elías Calles y otros intentaron desaparecer al catolicismo, qué decir de Juárez que afectó propiedades, las formas en otros países por acabar con la iglesia es constante, pero ni así será posible.

         Al final, las cosas cambiarán, Ortega es una víctima se dice, porque solo está haciendo más fuerte a la Iglesia Católica, de acuerdo a los religiosos, esto es normal, ha sido así en todo el mundo, desde la llegada de Cristo, con los apóstoles, posterior a ellos, hasta la actualidad.

         Así que no hay que creer que es el fin de la Iglesia en un país, porque eso no sucederá, solo hay que ver cómo donde nunca se pensó que se llegara, como en Cuba por ejemplo, hoy hay católicos, el mensaje de Cristo estará presente en todo momento y en todas partes, porque esa fue su voluntad y su palabra se cumple.

         De tal suerte que por más que se le busque, ataque, queme, encarcele o asesinen, la Iglesia seguirá por siempre, hasta el fin de los tiempos, se adelantó, que al final, los “enemigos” siempre regresan al redil y aunque no se publique, es así.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*