Inicio » Voz Pública » Que más pué… / Carlos Coutiño
Que más pué… / Carlos Coutiño

Que más pué… / Carlos Coutiño

Caravana 2020

La Caravana que estará en Chiapas a mediados de este enero de 2020; no más es que un proceso que se da en todo el mundo y que a muchos en este momento les espanta y bajo su perspectiva critican al gobierno por aceptarlos y por otro lado su fobia por tenerlos cerca, bajo argumentos no tan válidos.
Lo cierto, es que en primera instancia se toma el hecho de que son personas non gratas, sin embargo, hoy se dice que en casi todos los países de cada 30 personas una es migrante, lo que demuestra la magnitud que esto refleja.
Para quienes señalan con dureza al gobierno de López Obrador, existe un Pacto Mundial sobre Migración, el cual son pocos los países que no firmaron, entre ellos por su puesto Estados Unidos, además de otros que se sienten con cierto temor por la presencia de extraños en su tierra.
Lo cierto, es que las Naciones Unidas, busca con ello realmente hacer que este proceso de éxodo masivo o no, sea segura en primera instancia y en segunda que sea digna para todos, sin importar que sea de un país u otro.
La condena de quienes migran, es inaceptable y absurda, finalmente quienes se dicen oriundos, sus familias provienen de la llegada de los esclavos africanos, algunos de Asia y pocos de España y Portugal; otros más hasta de origen desconocido, pero no realmente americano.
Es necesario tener en México políticas migratorias que no están a la altura de las circunstancias, de acuerdo a la propia ONU, hay poco más de 68 millones de ciudadanos que han tenido que salir de su país por razones diversas, incluye periodistas, políticos, científicos; es decir por decir la verdad, por oponerse al régimen y por la denominada fuga de cerebros.
Los Centroamericanos, no solo se van a México y buscar Estados Unidos, también lo hacen hacia Europa, es tal la necesidad que se hace lo posible por lograrlo, incluyen niños, ancianos indígenas, campesinos, hombres y mujeres, también homosexuales.
Chiapas tiene un refugiado en Estados Unidos, logró el asilo luego de ser amenazado de muerte por un grupo delincuencial, bajo el argumento que es homosexual, vive al Este de ese país, y como él, muchos más chiapanecos hacen lo mismo, son migrantes y son quienes envían sus remesas.
El Pacto Mundial sobre Migración, se logró el 13 de julio del 2018, y de acuerdo a las declaraciones en medios de comunicación el Secretario General de la ONU António Guterres, debe ser un entendimiento de este fenómeno internacional.
Para México y en particular Chiapas, se puede notar más allá de políticas públicas, pero basadas en ellas, es el que cada migrante se le garantice la vida, lo más preciado sin duda para todos nosotros; incluye la no discriminación y la labor humanitaria que algunos grupos tienen para con ellos.
No se puede soslayar el tema de que muchos migrantes caen en redes delictivas, y aparece el tráfico ilegal, la prostitución y pornografía, la trata, aunque el fenómeno no es propio de ellos que realizan la travesía sino de todos los mexicanos y chiapanecos que están en condiciones similares.

Sismos

Sin que sea de manera científica, pero sí estadísticamente hablando, Chiapas será el que ocupe entre el segundo y tercer lugar a nivel nacional en cuanto a movimientos telúricos, preocupa el caso de la frecuencia, en menos de 48 horas de este nuevo año, se tenía cuantificado ya casi 30 sismos.
Los sismos que se han presentado no solamente están en el rubro de las tres fallas que presenta Chiapas, algunos epicentros se han desarrollado en la parte Centro, Norte, Sierra y uno que otro también en la región de Mezcalapa.
Lo que está apareciendo en el Cañón del Sumidero, es muy arriesgado citar que es producto de fenómeno natural, tomando en cuenta que es una falla geológica la que se tiene en este punto; de ser así, se estaría prendiendo los focos rojos y un sismo en este punto, sería el detonante para que Tuxtla con un millón de habitantes y Chiapa de Corzo con casi 150 mil, estarían en un riesgo muy alto.
De acuerdo a científicos, sismólogos, ingenieros en ciencias de la tierra y demás, reconocen que hay sismos naturales e inducidos, es decir, que se puede provocar desde cualquier punto para que una parte de la tierra se cimbre con magnitudes que así se consideren.
Aunque no con intención, un sismo inducido fue en 1975, Chiapa de Corzo el afectado, motivado por la construcción de la presa Angostura; medio pueblo acabó, pero lo curioso fue que el Sismológico nunca le dio la validez, su argumento, fue inducido, nadie entendió y todo quedó ahí.
Lo que es una realidad, es que el Cañón presentará nuevamente el fenómeno, según los expertos, dicen bien, no para atemorizar, sino para estar atentos, aunque no hay en realidad de que preocuparse a pesar de que sea una falla como se puede ver, por demás increíble.
Donde hay que temer, es en Guerrero, existe una brecha que con 15 placas mayores y 43 menores, a 109 años no ha sufrido un solo sismo, de hacerlo; entonces la Ciudad de México podría tener una repercusión terrible, muy similar a lo que tanto se dice con la falla de San Andrés en Estados Unidos.
El récord histórico para Chiapas en sismicidad, es en 2018; el primer reporte de sismo es el 1787 en Oaxaca con una intensidad de 8.6 grados, es decir desde que aparecieron los sismógrafos; en nuestro estado, existen estadísticamente datos de 1955, 1975, 1995, 2015, sismos que han sido muy fuertes, cada dos décadas aparece, aunque en el 2017 se presentó mucho más elevado.
Hay que decirlo, nos movemos al este, es decir, pareciera que la pangea se repite y donde antes era agua, será tierra y la tierra tendrá agua; es casi un centímetro por año, estos datos aparecen en estudios científicos.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

tres × 5 =