Inicio » Voz Pública » Que más pué… / Carlos Coutiño 
Que más pué… / Carlos Coutiño 

Que más pué… / Carlos Coutiño 

Señal feminista en el poder

Todo se ha desbordado en el terreno del triunfo virtual de Joe Biden en los Estados Unidos, pero en realidad por primera ocasión, una mujer llega a la Vice presidencia de ese país, Kamala Harris; desde el mismo hecho del origen de sus padres, su camino por Canadá, su regreso y conversión en la vida política.

No es casual que haya llegado a este puesto, ha sido Senadora, luchadora social, candidata en su momento, hoy Vicepresidenta electa; el mensaje entonces es claro para otras naciones en particular México, es el momento de voltear a ver a una mujer que pudiera gobernar el país.

Lamentablemente para nosotros no importa que tan preparada esté y su aportación a México, sino que sea mujer para cumplir requisitos que los hombres han puesto, para así ejecutar la paridad de género, un tema por demás controversial y hasta falso.

Kamala, es la punta de lanza, para que en el país pueda pensarse ya en la actual Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero o bien en Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México; aunque bien podrían aparecer otros nombres.

No hay que olvidar que en aquella intervención en Tijuana por el gobierno de López Obrador, en la pasarela de invitados, el padre Solalinde, soltó a raja tabla, que es el momento de pensar que una mujer gobierne, no dio nombres, pero fue claro el mensaje desde ese momento.

En las elecciones de 2021, el INE ha dado a conocer que pone las reglas para que la paridad de género sea una realidad, eso es cuestión de política, porque razón real para transformar a México simplemente no; en este país se requiere de una persona capaz, no si es hombre o es mujer.

Las candidaturas se llenarán de ellas, y bien ganado el espacio, pero volverán las juanitas, las esposas, las “amigas”, las parientes, a estar en los lugares donde quien decida sean ellos, los hombres que siempre han estado.

Para el caso Chiapas, En un sondeo corto, la única mujer que mencionan es Victoria Rincón Carrillo, que supo asumir con mano dura a la delincuencia, lograr que Tuxtla fuera la ciudad más iluminada, victoriosa en su enfrentamiento con el gobernador Pablo Salazar, la primera en gobernar la capital, restablecer orden; sin duda una buena carta.

Lo que sí es un hecho, es que el empoderamiento con Kalama Harris, se despierta una ola feminista, solo alguien que ya gobernó y legisló como Rincón Carrillo, podría asumir esa candidatura, aunque habrá que voltear a ver a los partidos y a los hombres, si les parece que pase o simplemente detenerla.

En 2021, las elecciones mostrarán sin duda que llegarán a las presidencias municipales de Chiapas, en total 123, unas 50 mujeres; al Congreso federal la mitad de las candidaturas y al Congreso local, repetir o quizá aumentar el número de ellas en las curules hasta 70%.

Lo lamentable, es que no llegará ninguna que comulgue con el Zapatismo, ni con el sindicalismo real, tampoco con un reconocimiento científico, menos con ideologías sobre educación y salud; pero no porque no haya, sino porque ellas no quieren y no se les va a tomar en cuenta.

Entonces, se cumplirá con la paridad, pero no con capacidad, que lamentable que se privilegie caprichos y no intereses sociales, México y Chiapas, seguirán en el mismo camino de la mediocridad, por muchas décadas más.

EZLN

El EZLN, nace un 17 de noviembre de 1983; una sola mujer, 5 hombres decidieron apoyar el movimiento que sería militar, más allá de su acción política, logró lo que el gobierno mismo no ha podido, ni siquiera el actual; ser mejor en todos los sentidos, aunque de igual forma, recalcitrante.

El EZLN, no hubiera sido posible, sin el apoyo de la diócesis de San Cristóbal, nunca se habló de que ellos usaran armas, menos de asesinar, pero sí de catequizar y con ello, lograr despertar ese sentimiento indígena.

Aquel 1974, fue crucial en los indígenas que empezaron a saber el papel de la Iglesia defensora de sus derechos, no era el que la diócesis los protegiera, era el también que ellos supieran que tenían derechos y que si eran humanos, también eran hijos de Dios, como se los enseñó Bartolomé de las Casas.

Si bien es cierto que no todos los indígenas son zapatistas, si se puede decir con claridad que el 75% son rebeldes, el resto sigue en la sumisión, pero en el pecado llevan la penitencia.

La demanda desde los años 70´s son la salud, tierras, democracia, comercio y educación, la frase que dominó entre ellos fue “Quiptic ta Lecubtesel”, una especie incluso de himno, que logró colocar en casi todos, un respiro y motivó a la sublevación, sin importar que podrían morir en el intento.

Los brazos del EZLN no fueron la CIOAC, OCEZ, OPEZ, ni cualquier otra, fue la ANCIEZ (Alianza Nacional Campesina Independiente Emiliano Zapata), de ahí Salió el mayor número de indígenas militares, de hecho muchos mandos son de ellos, después aparecieron otros.

Mario Landero de la Xi’Nich, antes Comité de Defensa de la Libertad Indígena, intentó aprovecharse del cargo, negoció con el gobierno y fue rechazado finalmente por el EZ, que decir de la AEDPCH, que sin ser indígena sumó a miles de campesinos y gente de pueblos oprimidos.

Joel Padrón también es un idealista que permeó en ellos, sin ser parte del EZLN, solo defensor de indígenas pero tomó tierras que no eran suyas, por eso la repulsión del gobierno de Chiapas y México en contra de la iglesia.

El EZLN no es católico, pero sin el catolicismo ellos no serían nada, si alguien se aprovechó fue Marcos y el resto de los que asistieron en su momento, el papel de la iglesia fue impulsar la doctrina cristiana y la libertad de los pueblos, que al traducirla al marxismo y socialismo, daba como resultado lo que se conoció en 1994.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*