Inicio » Voz Pública » Qué más pué… / Carlos Coutiño
Qué más pué… / Carlos Coutiño

Qué más pué… / Carlos Coutiño

Canje de armas, el juguete

La SEDENA inició en el municipio indígena de Chenalhó el canje de armas, el cual es considerado como una burla y una forma de pasar el tiempo porque no hay otra cosa que hacer, el gobierno se engaña o intenta engañar a los mexicanos, porque ni se entregan armas ni se da un cambio social.

         Para las fuerzas armadas, la convulsión social se debe a que un 70 por ciento de la sociedad está armada con algún tipo de pistola, metralleta incluso granadas, en efecto eso es real, el problema está en que al lograr el desarme el pueblo se va a pacificar y la delincuencia a disminuir.

         Nada más falso que eso, en el caso Chiapas los indígenas y en otras ciudades han entregado miles de armas que datan de la Revolución Mexicana, armas hechizas y en Chamula una granada de fragmentación denominadas Piña, pero que no funcionaba; todo a cambio de computadoras ensambladas que igualmente no sirven.

         De que se trata entonces, porque el gobierno hace cosas que son inútiles y que esos elementos realmente deben estar ocupados en acciones de seguridad nacional y que es muy importante el que puedan ellos dedicarse a lo que fueron adiestrados.

         México no sabe ni quiere entonces salir adelante, gusta de seguir estancado con ideas retrogradas de sus gobiernos sea cual sea la afiliación, lo que vivimos con el PRI, se repitió con el PAN y ahora con MORENA y en los gobiernos de los estados con otros como PT, PVEM, MC y hasta un independiente.

         La solución no es quitar armas a la ciudadanía, es combatir de frente a la delincuencia organizada y común, es saber de raíz que es lo que genera para entonces trabajar en ello y no permitir que se siga dando este fenómeno social que ha hecho daño a la sociedad en general.

         Es increíble que se “desarme” a la sociedad pero continúen armados los miles de indígenas del EZLN, un caso aparte son los de San Juan Chamula que el 80 por ciento de la población no uno de la familia, de la población repito tiene un arma por lo menos, es decir 4 a 5 armas por hogar que va desde metralletas tipo Ak 47 o cuernos de chivo, hasta una pistola 9 milímetros.

         Qué decir de otros municipios como Carranza, Nicolás Ruiz o de los denominados con presencia de grupos paramilitares o guardias blancas, que decir también de aquellos que están realizando la venta de droga al menudeo y que cobran con la vida en Tuxtla Gutiérrez a quienes deben o simplemente no quieren comprar.

         El canje de armas no es una solución, es una tontería que debería desaparecer, pues por un lado la milicia invita a ello, por el otro el Congreso de la Unión aprobó que todo ciudadano pueda contar con un arma para su legítima defensa, más que contradictorio es México, el país de las mil aberraciones.

Chiapa

 Hoy se cumple 493 años que el primer pueblo invadido no fundado por los españoles fue Chiapa de Corzo, lugar indómito pero que al paso del tiempo terminó con su dominio y al llegar el siglo 21, no queda rastro más que las ruinas arqueológicas que aún se mantienen gracias al INAH y a algunos ciudadanos.

         Según el antropólogo Carlos Navarrete, hay poco más de 300 montículos, solo se conocen 10, la modernidad, corrupción y otros factores permitieron que algunas casas se construyeran encima, al lado o frente a estas ruinas donde hay oro, jade y restos humanos.

         Algunas de ellas sobre la carretera internacional, fueron semi destruidas y poco a poco han sido saqueadas, se llevan piedras y todo lo que van encontrando a su paso como si se tratara de basura y un estorbo para la gente que adquirió terrenos en esos espacios, por si fuera poco el CONALEP se creó y usó como cimientos un montículo importante.

         Es preocupante ver que la historia de Chiapa de Corzo ha sido una vergüenza para sus propios moradores, hoy ven todo como un problema, pero se adentran a temas extranjeros sin conocer realmente de que se trata, es como dice Eduardo Galeano una sociedad con cultura del envase.

         Ejemplificando un poco, encontramos que a la fuente colonial la han modificado como han querido y el pueblo ha decidido que no importa que eso pase, solo que se vea bonita para ellos, hay una confusión entre lo que significa colonial y ese ha sido un punto difícil de entender de los ciudadanos.

         Para ellos colonial es una construcción hecha de ladrillos y en arcos, opción de tejas de barro si es vivienda y de adobe, para ellos eso es una construcción colonial y si se puede el color blanco y rojo ocre, el ser neófito en esta cuestión solo permite que a la ciudad se le siga deteriorando en todos los sentidos.

         Colonial viene de la época de la colonia, por lo tanto de la colonización de los españoles en este caso, es un pueblo con grandes maravillas quizá el único de todo Chiapas pues presenta además de la época colonial, la presencia de españoles reales hasta mediados del siglo pasado.

         Tiene infraestructura de la época de la reforma y del porfiriato, desde luego que hay ruinas arqueológicas y se logró encontrar una zona de fósiles que son exhibidos en el museo de paleontología, tiene el cañón y por él pasa el río más importante que es el Grijalva, en cuanto a tradiciones está el reconocido por la UNESCO como son los Parachicos y el vestido de chiapaneca se tomó para la representatividad del Estado, lo mismo que su tradicional comida y muchos factores más.

         Chiapa de Corzo es un paraíso sin duda alguna, pero Adán y Eva, con un problema serio que no le permite reconocer que este pueblo además de maravilloso ha estado perdiendo todo lo que tiene gracias a la ignorancia y el desdén de sus ciudadanos.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*