Inicio » Chiapas » Ventarrones en la Costa encarecen mangos
Ventarrones en la Costa encarecen mangos
Foto: Víctor Natarén

Ventarrones en la Costa encarecen mangos

La caída de la flor provoca que la producción sea poca. Los “coyotes” aprovechan para ofrecer la aceleración de la producción a través de químicos, llevándose la mitad de la cosecha a cambio, razón por la que el precio de la fruta se eleva

Lucero Natarén / Aquínoticias

En Chiapas, las principales regiones donde se cosecha el mango se han visto afectadas por los fuertes vientos, lo que ha ocasionado que la fruta y la flor se caigan, provocando así una desaceleración a la hora comprar y vender en las temporadas que se esperan.
El estado es uno de los principales exportadores del mango Ataulfo, por lo que las lluvias fuera de tiempo y los fuertes vientos han afectado la calidad y cantidad de exportación de este producto a países como Estados Unidos, Canadá y Europa, por mencionar algunos.
Derivado de las perdidas, quienes venden esta fruta tienden a venderlo más caros –cómo todo fruto-. “Los productores tienen que sacar su dinero, por eso los precios se alteran un poco”.
Otra de las causales es que si llueve en los próximos días el mango comenzará a madurar e, incluso la flor, “si hay mucho frío en la zona costera, la flor se pudre y lo que fumigaron los árboles tienen perdidas porque la producción no es la misma”, remarcó Arnulfo Palacios, uno de los cosechadores de la zona.

Foto: Víctor Natarén

Los mangos más afectados ha sido el Ataulfo y el manililla, ya que los árboles se fumigaron con anticipación y en estas fechas se debe cortar para vender, pero por el mal tiempo se han tenido pérdidas.
El costo de la caja de mango Ataulfo y el manililla tiene un costo mayor a los 500 pesos, son los “coyotes” (pequeños compradores) quienes hacen trato con los dueños de las huertas para fumigar y dividirse las ganancias al 50 por ciento.
Las lluvias de inicio de año han provocado que los productores corten el mango más rápido y lo lleven a vender, pero esto acelera su maduración, lo que implica que ya no dure mucho tiempo en el mercado. Al no tener salida viene la decadencia del precio.
En Noyola, municipio de Tonalá, los fuertes vientos han afectado a los productores de árboles de mango manililla, por esa razón han tenido que recoger este producto de los patios y recurren a tirarlos, lo que representa un detrimento económico.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

2 × 5 =