Inicio » Al momento » Qué más pue… / Carlos Coutiño
Qué más pue… / Carlos Coutiño

Qué más pue… / Carlos Coutiño

Vacunar es sinónimo de vida

En una reunión que se dio entre el titular del IMSS federal, Zoé Robledo Aburto y el Secretario de Salud, José Manuel Cruz Castellanos en Tuxtla Gutiérrez, se llegó al acuerdo de asistir casa por casa para la aplicación del biológico, la idea no son números, si no evitar muertes.

Desde esa perspectiva tanto el funcionario federal como estatal, muestran un sentido común de privilegiar la vida, eso es lo que hay que hacer notar, que no se tiene ni se debe poner en riesgo de ninguna manera, la salud es un derecho humano como la vida, pero no se está actuando por eso.

En Chiapas hay 5.5 millones de ciudadanos más la población flotante que puede dar un total de 6 millones, estos son los que vienen de países como migrantes, otros de naciones como Estados Unidos u otras que gustan de vacacionar y quedarse un tiempo, sumado a gente que decide conocer y también vivir aquí entre nosotros aunque sean de México.

No es un capricho tampoco el querer vacunar a la mayoría de los chiapanecos, se insiste en que es un asunto de vida, así hay que entenderlo y así hay que acercarse a los módulos y dejar que asistan a los hogares.

De acuerdo a la reunión sostenida son 34 municipios que serán atendidos ahora, aunque hay que manifestar que se ha recorrido zonas casi inhóspitas llegando a comunidades no solo dispersas si no con poca población, pero que fueron atendidos en tiempo.

La vacunación se realizará del 11 de septiembre al 31 de octubre, esos 50 días, será casa por casa, lo que llama la atención, es porque si hay vacunas y existe un trabajo de prevención para evitar el virus que provoque la muerte, porque la gente dice no o se complica.

Que pasa con los ciudadanos que se resisten, en realidad piensan que las vacunas matan o que podrán dejarlos estériles, que nos inyectan algo para ser zombies o que es una instrucción de extraterrestres, es poco entendible que haya quienes imaginen eso.

Las vacunas no han sido diseñadas para matar, de ser así solo en Chiapas se ha vacunado a un millón 704 mil 904 chiapanecos y otra cantidad de migrantes, todos viven, uno solo no ha muerto, es entendible que han sufrido algunas alteraciones producto de su propio organismo.

Nos imaginemos que de ese millón o casi dos millones vacunados estaría muerto porque esa es la instrucción del Poder Mundial como suelen decir sin saber incluso que es, pero que lo repiten como si fuera una verdad absoluta, lo mismo como sostienen que los extraterrestres y los platillos voladores están pasando a cada rato como si fuera transporte público.

A veces si hay algo que decir, es que no entiendo al gobierno su paciencia, por un lado puede decirse no a las vacunas, no al gobierno, no al trabajo de los funcionarios, pese a ello ahí siguen esperando que se acerquen para ser atendidos, otro en su lugar, diría adiós y que se muera quien así lo desee.

Los datos que presentó el área de salud entre ellos la Brigada Correcaminos en Chiapas acercó el biológico contra el virus SARS-CoV-2 a lugares apartados con lo que se ha inmunizado a casi dos millones, con el ‘Plan de Refuerzo’ el porcentaje de vacunación del sector de 60 y más es del 62.88 %; de 52.23% en 50 a 59 años; de de 48.31%, en perdonas de 40 a 49 años; de 44.84 % en los de 30 a 39 años;  y de 38.21 % en los chiapanecos de 18 a 29 años.

También se ha manifestado que las vacunas aplicadas y en números son un millón 624 mil 410 dosis de los laboratorios AstraZeneca, CanSino, Sinovac y Pfizer.

Locutores

Muchos piensan que estar en un programa de la radio, hablar en la calle para invitar a que compren, ser merolico o simplemente tener buen cuerpo, ya es ser locutor y eso es una falacia y una estupidez de los empresarios que pierden de vista lo que esto implica.

Desde el año 2 mil se dejó de realizar el examen de locución por la SEP, cuando se anotaba mil preguntas, se hablaba ingles y francés, se conocía de ciencia, filosofía, música, de artes, hoy nada de eso existe, los dos exámenes quedaron en la historia, ni el escrito ni el oral.

Cualquiera puede decirse locutor e incluso periodista, en la actualidad salen de la universidad o hay un espacio y se lanzan a reír, carcajear, llevar una lap top para copiar temas en Google y eso es suficiente para estar en estos espacios que representan realmente una culturización.

El locutor no es el que tiene un micrófono en la mano, si no es que tiene y sabe el arte del buen decir, eso es realmente; quien puede saber significado de las palabras y expresarlas para cumplir 3 objetivos, primero el educar, luego informar y finalmente entretener.

Con eso se demuestra lo que es un locutor a quien se le paga por su servicio, no que se le da apoyitos para haga ridículos, un locutor se respeta, se le admira, se le reconoce, hoy se les insulta con apodos, al escucharlos muestran su ignorancia y se dice en la sociedad insultan con su falta de ortografía al hablar.

Los locutores tenían la cualidad de una voz grave, que hacía incluso decían las mujeres de enamorar, pero también en su expresión hacían que la mente viajara imaginando lo que se decía en radio, eso es precisamente el papel, no que hagan reír porque payasos no son.

Otros que piensan que solo con hacer un «programa» donde pasan saludos y ponen música es hacer locución, craso error; cada día estamos peor y todo porque solo se busca con ello pagar menos y las empresas no velan por consolidarse ni crear conciencia en el pueblo, solo por dinero y más dinero.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*