Inicio » Voz Pública » Que más pué… / Carlos Coutiño
Que más pué… / Carlos Coutiño

Que más pué… / Carlos Coutiño

Nada padre, el día de papá

La conmemoración del día del padre, trae a colación que tan importante es el papel que juegan ante la familia; ser papá no es aquel que solamente trae uno o varios hijos al mundo, es la calidad de vida que le da a la esposa también, no es solo la falta de violencia, o la ausencia de agresividad.
El ser padre, no es menos que el de la madre, ambos son complemento, es la integración del uno al otro; por eso, la importancia de no dejarse llevar por el momento de la pasión, por analizar el contexto social y económico.
La sexualidad, no es solamente el decidir en qué momento se tendrá relaciones sexuales, es sin duda una forma de responder a las acciones, no se puede solucionar un momento de sexo con aborto, ni traer hijos al mundo porque así Dios lo quiere.
Es necesario saber que se puede dar a los hijos, más allá de lo que constitucionalmente se dice merecen; por eso, la idea de poder accionar en una formación ideológica religiosa cabal, que permita la libertad de pensamiento, sin apasionamientos, todo en el respeto y la dignidad humana.
El Papa Francisco, compartió un mensaje que ha sido emblemático al percibir el mal que aflige a tantas familias: ¿Juegas con tus hijos?, ¿Visitas a tus padres enfermos o ancianos? ¿Escuchas a los adolescentes y jóvenes cuando te hablan? O ¿acaso eres un padre dedicado sólo al trabajo y te pierdes de lo esencial?
Algunos autores como Agustín de Hipona, Santo Tomás de Aquino; conducen a una orientación casi perfecta, el problema, es que la cultura y la idiosincrasia no permiten entender correctamente la forma mágica de ser verdaderos padres.
El Vaticano nos cita que el papá debe crecer con sus hijos, lo que aprendió de hijo, hoy tiene que poner en práctica como padre, siempre y cuando haya sido para bien. Por eso el buen padre, no quiere hijos iguales a sí mismo, sino hijos sabios y libres.
Para que los hijos sean mejores que los padres, se es necesario el rigor y firmeza, antes que complicidad y protección. Mejor padres incomprendidos que endebles; el dar todo a los hijos, es solo enviarlos a la mediocridad y al fracaso; así como se dice ni todo el amor ni todo el dinero a la esposa, algo similar debe ser a los hijos.
Si él, es cercano, se convierte en parte de la esposa y los hijos, solo así entenderá las alegrías, el dolor, el sacrificio de cada uno, esos fracasos y triunfos que hacen que la familia madure como tal, nunca se podrá decir que es un sacrificio, debe decirse que es un orgullo ser cabeza de familia.

Post COVID

La nueva normalidad, solo traerá consecuencias graves, el número de infectados será más; no es un invento, es una realidad que se ve en Brasil, España, China mismo, entre otras naciones que está en un proceso similar, México no será la excepción, porque tenemos una cultura valemadrista.
De acuerdo a la Secretaría de Salud, los hoteles tendrán que verificar que el turista no tenga coronavirus, tendrá a su vez que garantizar que no hay virus en sus instalaciones y que ofrecerá todo lo justo para el hospedaje; en cuanto los vuelos si de por sí es tedioso, ahora será más para evitar complicaciones de salud.
En cuanto a los mercados y tiendas de autoservicio, los productos tendrán nylon, que permita proteger el producto del toqueteo constante, especialmente de los alimentos, más allá de eso, una constante higiene de lo que esté a la venta, parece difícil, pero será una realidad, uso de cubre bocas y aplicación de gel.
Pero no es todo, el transporte público tendrá medidas rigurosas, los comercios pequeños y las medianas empresas, también tendrán medidas especiales, en cuanto a las escuelas ni que decir, no habrá opción, quien cumpla adelante, quien no, se clausura y se iniciará acción judicial.
Es posible que en Chiapas, los infectados sean 5 millones 335 mil, esto como un indicador de los 5 millones y medios que somos en total, es de aclarar que no todos morirán, para fortuna de ese número, posiblemente solo sea un 20 por ciento, es alto y nadie quiere dejar de existir, pero se debe a factores propios.
Se tiene que decir que es un estado de alarma, no es un juego, es una realidad que está pegando, solo quienes ya padecieron y perdieron un familiar saben la certeza de lo que puede causar un virus como éste, que no está en el agua, ni en químicos que se usan para fumigar contra el zancudo ni cosa por el estilo.
La CANIRAC, acepta que los comercios ya no estarán abiertos todo el tiempo, que habrá momentos, incluso hay quienes solo podrán abrir 4 veces a la semana o menos, no se permitirá más reuniones sin las medidas, las penas serán severas, por lo tanto, será difícil que no se quiera aceptar las condiciones.
Con la llegada del COVID, hay otra cara de la moneda, poco visto por los ciudadanos, los empleos empezarán a desaparecer, ni gobierno ni empresas van arriesgarse, todo se va a robotizar, adiós a la mano de obra, o se estudia para crear apps y máquinas, o simplemente saber dar mantenimiento, o esa gente se muere.
Todo será digitalizado, ello para responder a las exigencias ante la nueva normalidad, hoy nuevamente los patrones ganan, pierden los trabajadores; pero finalmente así se venía venir esto, tarde o temprano. Veamos ejemplos, Hollywood usará muñecas inflables en escenas de sexo.
Los medios usaran cubrebocas, caretas, distanciamiento social; en el futbol, las condiciones cambian también, afuera quien no cumpla y pueda ser suceptible de contagio; en las librerías si de por sí no hay gente, ahora será menos, muchas ventas serán al estilo de mercado libre.
Para la natación, quedará prohibido el estilo mariposa, este será el primer paso para la desaparición del ambulantaje en el país; en los cines, los asientos separados, solo serán dos pegados; las iglesias ya no habrá paz de mano, tampoco habrá contacto cercano en las bancas; se abren nuevas oportunidades para dejar de ser empleados y convertirse en empresarios.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

uno + 13 =