Inicio » Voz Pública » Qué más pué… / Carlos Coutiño
Qué más pué… / Carlos Coutiño
Foto: Cuadratín / Archivo

Qué más pué… / Carlos Coutiño

Robo de infantes

La desaparición de niños indígenas en Chiapas, es una acción del narcotráfico, para prepararlos a realizar acciones que corresponden a la delincuencia organizada, un fenómeno no nuevo y que, hasta el momento, esos padres, prefieren callar, que denunciar la pérdida de sus pequeños.

El caso del niño Dylan, es hasta el momento una incógnita, no hay un dato fehaciente que determine donde se encuentra, por qué a él lo llevaron y que fines movieron esa acción delictiva de la mujer y el grupo al que pertenece.

La versión del narco, fue dada por la Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, Victoria Tauli-Corpuz, quien, en su visita a Chiapas, dejó muy en claro que el gobierno pasado de Manuel Velasco, aunque no cita el nombre, si apunta que se hace caso omiso al robo de infantes.

Los llevan bajo una negativa de voluntad, desde pequeños para entrenarlos en el uso de armas, como vender droga y convertirse en dedos y halcones, lo cierto es que, eso es un asunto que no tiene que investigar la Fiscalía de Chiapas, sino la Fiscalía General de la República.

Según la ONU, es un fenómeno que no solo está en Chiapas, sino en varios estados de la República, por lo que es importante el poder atender de manera inmediata por el gobierno federal, tomando en cuenta la delicadeza del caso.

Bastó diez días para que se conociera estos hechos en el gobierno del PVEM en el estado y PRI a nivel nacional, según la relatora explicó en aquel entonces que, “recibí quejas vinculadas al reclutamiento” obligatorio de esos sectores, llevaré al Consejo de Derechos Humanos de la ONU”, dijo, pero hasta ahora nada hay al respecto.

 Chiapas, es uno de los estados con más presencia de indígenas, por encima de Oaxaca; la etnia más importante en cuanto a número de personas es la Tzeltal, seguida de la Tzotzil, otras como Chol, Zoque y las que van desapareciendo, entre ellas los Lacandones que solamente cuentan con mil 500 ciudadanos.

El deterioro de esas etnias, está no solo en el conflicto con grupos armados delincuenciales como el narco, sino también creados por el gobierno para aniquilarse entre ellos mismos, ejemplo en 1994, cuando se formó el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, nacieron casi a la par, los paramilitares y guardias blancas.

Es de mencionar, que indígenas como el caso de San Juan Chamula, Chenalhó, Pantelhó, entre otros, se han convertido en sembradores de marihuana y goma de opio, están fuertemente armados, una metralleta la compran en 7 mil 500 pesos.

Retomando el tema principal, Dylan se dice que no fue raptado, sino en este caso, está con su padre, a quien, según una versión no oficial, será trasladado a Estados Unidos; de cualquier forma, es un delito; pero también una práctica ya común en Chiapas, el que los niños tengan padres distintos a los biológicos.

Lo decíamos anteriormente, un niño puede ser vendido desde los 5 mil a 45 mil pesos, según sea la necesidad de la madre, que, por lo general, lo hace porque sabe que no podrá con el bebé, porque es soltera o porque es muy joven.

Valores

El Día Mundial de los Valores Humanos, ha sido creado, para la reflexión, no es un asunto dogmático, ni siquiera tiene que ver con la religiosidad, al menos no es puro en este rubro; es algo que por derecho se tiene que tener y aceptar.

Valores como el Amor, Paz, Esperanza, Amistad, Caridad, Solidaridad, Tolerancia, Compresión, Paciencia y Fe, entre otras, son parte fundamental para la integración y desarrollo de la humanidad, un fenómeno que han dejado para la historia y que no quieren repetir, además.

Sería excelente que, el ser humano lo retomara, más allá de sus creencias religiosas, será positivo que entendiera que este es el paso para su propia transformación, lograría entender como el mundo se ha cambiado, pero de manera negativa, donde hoy todo se interpreta al revés.

         Las ideologías de una falsa libertad, orillan a un anarquismo, donde todos y nadie a la vez tiene la razón, el dominio puro de la intolerancia y el desequilibrio social, condena a más guerras, enfrentamientos, muertes, en sí, una forma del aniquilamiento humano, pero totalmente justificado.

Hoy se engaña que el hombre es virgen, cuando realmente es casto; no se usa porque le parece ofensivo, se dice prometo por un te aseguro, se plantea la sexualidad al antojo, hoy la ignorancia es mejor que la conciencia, el estudio es un fastidio ante la necesidad de aprender.

No se cree en Dios, pero si se envía a la gente al demonio; no creen en el COVID, pero creen en el brujo que lee cartas de desamor; no creen en la ciencia, pero si en los OVNIS, no creen en la experiencia y respeto a los ancianos, pero si admiten que ser joven es lo de hoy; el sexo es la religión actual.

Cada que un valor se pierde y una persona con valores muere, el mundo también, los valores serán motivo de seguir adelante, pero es cierto que, el gobierno mundial, también desea que el pueblo, siga sumido en esto, para así, poder gobernar al antojo, donde siempre pueda dominar.

Viene a la mente, como los hippies, decían amor y paz, mientras se morían por el consumo de la droga y el alcohol, decían buscar la libertad a través de la esclavitud de las drogas, es lamentable, pero tan real, que desde los 70´s, del siglo pasado, vuelve a resurgir 50 años más tarde, esa idea destructiva y contraria.

Hoy los jóvenes ven, narcotráfico, sexo, como principales puntos para ser gente importante, aunque buen ejemplo lo tienen con los políticos, no se trata de ocultar, pero tampoco el de inculcar que sean así, o mejores personajes corruptos y asesinos; se trata de enseñar bien para el bien de la humanidad.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

diecinueve − 5 =