Inicio » Voz Pública » Que más pué… / Carlos Coutiño
Que más pué… / Carlos Coutiño

Que más pué… / Carlos Coutiño

Protocolo sexual COVID

Los protocolos que se han presentado para la industria, comercio, religión, educativo entre otros, son importantes para que la economía se restablezca y se conduzca en una acción importante de vida en la propia sociedad.

Sin embargo, nadie quiso hablar de la prostitución, mientras los productores de telenovelas, teatro, cine, han puesto a disposición de escenas eróticas y de sexo, como temas importantes, poniendo en su lugar a muñecas inflables, a fin de no contraer en ningún momento el virus; en la prostitución nadie dijo nada.

Chiapas, como en el resto de la sociedad mexicana y latinoamericana, se caracteriza por su sentido u olfato sexual, más allá de sus acciones con las novias, amantes, concubinas, donde millones de millones de niños no nacen, se venden, regalan o viven solo con la madre.

Es la muestra, de que como el acto sexual es una necesidad en el ser humano, una necesidad que no necesariamente tiene que ser como se presenta, es decir, con daños colaterales; por eso nació los prostíbulos que se convierten en un mal necesario, se decía.

De los 123 municipios en Chiapas, hay 80 centros de prostitución autorizados por sus Ayuntamientos, en Tuxtla se conoce como Zona Galáctica, en otros simplemente como zona de tolerancia, o algún nombre que la propia población coloca a estos espacios, donde la economía fluye fuertemente.

Se dice que la industria refresquera (Coca Cola), los mercados (Básicos en alimentación), presentan un flujo menor al que asisten diariamente hombres en busca de una satisfacción sexual, lo que puede traducirse en un verdadero emporio de economía, aunque los costos sean bajos.

De los 5 millones 217 mil 908 chiapanecos, 2 millones 536 mil 721 son hombres, los asistentes son desde los 15 hasta los 50 años, el cual representa poco más del 40 por ciento a la población varonil en el estado, que asiste para una satisfacción personal, sea en estos espacios, o bien en casas de masajes, edecanes, casas de cita.

El acto sexual, puede llegar a costar en el caso de la Galáctica, 50 pesos si la persona es de edad avanzada, si es joven, el costo puede ser un poco mayor, más el pago de la entrada o la cerveza o refresco que se desee consumir al interior del prostíbulo donde también se vende comida.

Los hoteles de paso en el centro de Tuxtla, las señoras jóvenes que se dedican a esto, aceptan además de caricias, un ligero beso, cercanía del rostro del cliente, lo que asegura algún contagio de la COVID a ellas, a pesar de que puedan tener algún criterio de cuidado en su salud.

Solo en la capital, se calcula entre prostitutas del centro, Galáctica, masajistas, damas de compañía, edecanes y homosexuales, un promedio de 3 mil, que se dedican a dar placer; todos a pesar de su necesidad por el dinero, la preocupación está en la salud de estas personas.

Los hoteles donde acuden, son de nula categoría, tanto por palacio federal, como los que se encuentran al lado norte poniente, quinta norte, quinta sur, que representan focos de infección para las personas asistentes.

Las ganancias en la prostitución solo en Tuxtla, estarían alcanzando medio millón de pesos diarios, Tapachula en segundo lugar por la presencia de centroamericanas, San Cristóbal tiene comercio sexual, lo que lo ubica en un punto importante de esta actividad.

Las autoridades municipales, no saben qué hacer, a pesar de que este comercio volvió a su actividad, debe tomarse con seriedad y respetar a quienes están inmersos en ella, pues finalmente son seres humanos y vidas las que se pone en juego.

Leticia Coello

Hace 3 años, indígenas Tzotziles militantes y simpatizantes del EZLN, se enfrentaron a Leticia Coello, madre del entonces gobernador y actual Senador, Manuel Velasco Coello; quienes se disputaron nada más y nada menos que los Lagos de Montebello, y entender pues, que su riqueza no indica que sea legal, sino producto de corrupción.

Usando a los medios, se dijo que era un asunto celestial y que por eso el agua había desaparecido, los indígenas no son tontos, menos los zapatistas; encontraron la razón y la expusieron al estilo gobierno, los medios dieron cuenta y se presentó un enfrentamiento legal y social, ganó el pueblo finalmente.

Más allá de querer apoderarse los Coello de lo que no es suyo, la pregunta es clara, ¿Qué clase social es la que se dice ser de la alta? Como sentirse orgullosos de ser millonario, si todo ha sido a costa del robo, saqueo, asesinatos, corrupción.

Que le habrán ofrecido a la Conanp, para que dijera que el flujo del agua fue por el estiaje y la fractura de 10 centímetros provocada a su decir por el sismo de aquel 7 de septiembre, tan absurdo como real, más que la guerra por el agua, era para la privatización de la zona natural.

Si hay tantos argumentos, porque el presidente López Obrador sigue manteniendo en el poder a este personaje, que es lo que le saben que no quiere actuar en consecuencia; según el audio que filtró Jesús Ortega del PRD, fueron varios millones de pesos los que se fugaron de Chiapas, para comprar votos a favor de MORENA.

Será solamente eso, porque pareciera indicar que el tren maya, también hay interés de por medio de los Coello como de Obrador, ¿quién será más corrupto, el que lo es y se convierte en sínico, o aquellos que siéndolo acusan a los demás?

Solo llegan al gobierno para legitimar su usura y saqueo, a costa de la vida de los más pobres y hasta de los más pendejos, porque eso son los que salen con alegría a votar por ellos, sabiendo que nunca van a tener nada por su voto, más que continuar en su misma situación o peor, según sea la voluntad del amo en el poder.

Quizá la idea, era superar el parque “Xocomil” de Guatemala, donde las ganancias son extraordinarias, aprovechando todo el potencial del gobierno, o quizá algo que tenga que ver con el narcotráfico, porque eso se dijo también por los mismos indígenas, que saben a la perfección lo que pasa por sus tierras.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

1 × 3 =