Inicio » Voz Pública » Qué más pué / Carlos Coutiño
Qué más pué / Carlos Coutiño

Qué más pué / Carlos Coutiño

 Violencia, cultura que no cambia

En Chiapas las condiciones ideológicas, psicológicas y culturales, hacen que de manera consecutiva veamos acciones de violencia en contra del ser humano, linchamientos que no debería pasar pero que están ahí presentes en las comunidades, universidades, hogares, en la calle, hasta en los centros religiosos.

          La violencia hacia las mujeres por ejemplo se ha elevado a tal grado que sigue siendo un tema de discusión pero que no encuentra respuesta y un verdadero alto a esa acción hostil de parte de los y las agresoras.

          En esta semana se conoció que una persona asesinó y violó a un niño de 2 años en los Altos de Chiapas, el señor fue detenido y ofreció darle 200 mil pesos a la madre para que no denunciara, es de mencionar que él era concubino de la señora y que éste en un momento actuó de manera grotesca contra el infante.

          De acuerdo a lo que se conoció por los mismos indígenas, fue liberado por la juez sin más ni menos, hechos como estos de nada sirve leyes cuasi perfectas ni discursos que enaltezca la vida de cualquier mujer.

          Otros actos de violencia sexual y física se han presentado en Chiapas, mientras que por un lado se habla de creación de iniciativas convertidas finalmente en leyes y el endurecimiento de las penas corporales, nada hace que cambie en un cese a la violencia.

          La muerte de ese niño de 2 años de tal forma, solo puede entenderse como un acto criminal absurdo, bestial e inconcebible; sin embargo, es casi el pan de cada día en cuanto agresiones en Chiapas, donde las políticas públicas no son más que acciones tardías que solo buscan ser la panacea.

          Los calificativos, aunque no van, no puede entenderse de otra forma para señalar lo que ocurre en la gran mayoría de los municipios, de los 123 los datos arrojan que en 90 se han suscitado hecho que molesta a la sociedad, mientras que en el resto hay violencia familiar por diversos motivos.

          Hay que decir que no basta ni las políticas públicas ni los listones naranjas, tampoco las leyes ni todo aquello que esté después de un hecho consumado; es necesario el poder contar con un trabajo desde raíz, de inicio, es decir desde la familia donde se pondere los valores humanos y porque no la religiosidad.

          Insistiré en que la familia como núcleo de la sociedad es quien tiene que educar, los maestros por su parte reforzar a través de la ética, civismo, entre otras materias reforzar los valores, ellos volver a ser el apóstol de la educación; en tanto la mayoría de la población chiapaneca está inscrita en una doctrina religiosa y en ese contexto los sacerdotes y pastores deben jugar un papel importante para orientar a sus seguidores sobre el no matar, no desear la mujer del prójimo, entonces podrá decirse que se cumple ese trinomio de solidez social.

          El gobierno solo será el ejecutor de las leyes a través de la fiscalía cuando se haya cometido un delito sea cual sea este y por ende se requiere de un trabajo concienzudo para que en la entidad no exista mentes enfermizas que buscan violentar al resto de los seres humanos.

Big Brother político

Claro que las reglas cambian, al PAN le dicen siempre no a la postulación de la candidatura a la presidencia de Tuxtla la capital política del Estado, el PRI en un gandallismo terrible arrebata y se queda con 2 de las 3 diputaciones locales, una de ella es para una mujer y la otra es para Sergio Rayo Cruz, líder transportista y viejo político.

          Esto solo muestra el interés de ganar por ganar sin importar realmente la sociedad, el PRI deja muy clara su propuesta maquiavélica y negocio partidista en este proceso donde como siempre utilizará a los menos abusados para hacer el trabajo de campo sin sueldo alguno, pero con la esperanza de que tendrán un saludo de puñito de su candidato, más la foto en el celular.

          Otro partido que salió visionario fue Movimiento Ciudadano, un partido que literalmente desapareció pero que por un milagro vive aún en este proceso electoral, para sostenerse requiere de muchos votos aunque no gane espacios, hay que recordar que para la dirigencia es importante mantener las prerrogativas.

          Por eso para Tuxtla Gutiérrez suman a Francisco Rojas, que aunque no va a ganar porque no le alcanza ni los seguidores ni el dinero para la compra de votos, si tendrá un buen número de sufragios que dará respiro a los naranjos y desde luego ocurrirá también con la suma de Juan Carlos Cal y Mayor Franco a la diputación.

          En Chiapas quien tiene la estructura para ganar es MORENA y el PVEM, los demás quedaron fuera, esa fuerza del PRI hoy está en los otros partidos donde la gente habla pestes de Obrador pero aplaude todas las mañanas la conferencia de prensa, lo que muestra que una cosa es lo que comen y otra la que escupen.

          Chiapas se dijo será MORENA, donde “pierdan” serán del PVEM y del PRI, hay candidatos de partidos locales y nacionales que ganarán espacios muy reducidos, pero todos están con Obrador, es decir es pan con lo mismo, entonces la democracia será una falacia nuevamente y seguirá el mismo discurso absurdo de pleitos inventados para tener contento con ese circo al pueblo.

          Un pueblo que ama la utopía, que gusta vive y muere por la cerveza y ya lo decía un borracho, que haya para el trago aunque no haya para comida; entre más trago haya, más es feliz el pueblo, como consecuencia más votos para cualquier candidato a cualquier puesto de elección popular.

          Pero no es todo, los que dirigen grupos de personas no menos de 300, acuden insistentemente a las casas de los aspirantes a decir cuánto quieren por voto, es tan parecido al sketch del programa Vecinos, donde el portero hace presupuesto sobre un trabajo y cuando dice deme 6 mil pesos, los inquilinos le responden te doy 300 y tu pones el material.

          Así pasa en con esos que se dicen dirigentes de colonias, piden 5 mil pesos por voto y una cantidad para ellos, pero les dan 200 en algunos casos y solo 10 mil para ellos, eso ha sido pieza clave en todos los municipios, el dinero sale del candidato no del partido, ellos ya ganaron como el PRI con la venta de la candidatura.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*