Inicio » Palestra » El primer conflicto de César Espinosa / Rodrigo Ramón Aquino
El primer conflicto de César Espinosa / Rodrigo Ramón Aquino

El primer conflicto de César Espinosa / Rodrigo Ramón Aquino

El caso ya se sabe, trabajadoras del PRD estatal se manifiestan a las afueras de las instalaciones del partido en demanda de respeto a sus derechos laborales. Afirman que fueron despedidas injustamente, luego de que algunas de ellas han trabajado desde la fundación misma del partido en Chiapas.
Acusan al nuevo dirigente César Espinosa de no darles ninguna explicación válida y de nunca encontrarse en sus oficinas. Por otro lado, señalan que han sido presionadas por el secretario de Finanzas, Agustín Bonifaz Herrera, para que acepten 15 mil pesos de indemnización y su aguinaldo y se den por bien servidas.
Esta es la versión que se ha conocido en los dos recientes días. Ayer se dijo, además, que por la madrugada fueron agredidas físicamente por un grupo de “porros” al servicio de la dirigencia, por lo que acudieron a las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia a interponer una denuncia penal que derivó en la averiguación previa número 3714-101-0101-2014.
Por su parte, la versión de los dirigentes del Sol Azteca en Chiapas se dio hasta ayer en la noche. No la dio, como se hubiera esperado, César Espinosa, quien es señalado directamente. No, la dio el presidente del Comité Ejecutivo de Tuxtla Gutiérrez, Hugo Zúñiga Rodríguez.
De pronto, un asunto meramente laboral-administrativo muta a conflicto político, ya que Zúñiga afirma que la manifestación de “un reducido grupo de extrabajadores sólo obedece a intereses políticos de quienes durante años utilizaron los espacios laborales al interior del partido para colocar a aviadores”.
Dijo que las demandas de los trabajadores no procederán porque no tienen sustento, ya que fueron liquidados con pleno respeto a sus derechos y prestaciones.
Fue más allá, al afirmar que esta manifestación es alentada por perredistas como Leonardo Omar León Alcázar y María Elena Meneses Velasco, quienes a falta de liderazgo no lograron ningún espacio en el secretariado ni en el nuevo comité, y ahora sólo buscan presionar y chantajear.
Este tal Hugo parece tener mucha información al afirmar que “los manifestantes se han mostrado ante los medios de comunicación y la opinión pública como víctimas, cuando se encuentran entre ellos personas como María de los Ángeles Ledezma Reyes y Heber Cruz Chávez (de éste último asegura cobraba en tres lados: el ayuntamiento, la Secretaría del Trabajo y el PRD), que no son más que advenedizos”.
Ésta es, pues, la información de ambas partes en conflicto. Resta decir que con nuevas administraciones en cualquier institución es natural que se busque sanear estructuras, lo que, desde luego, no está exento de roces y conflictos. Ahora se espera que el dirigente César Espinosa salga a dar la cara y con pruebas desmienta las acusaciones, si éstas fuesen falsas. Que desde ahora sepa que no es con mensajeros poco conocidos como va a resolver este tipo de conflictos.

Ágora

A nombre del Grupo Parlamentario del PRD, el Senador de Chiapas, Zoé Robledo, fijó una postura respecto al decálogo sobre justicia y desarrollo que el presidente Enrique Peña Nieto emitió el jueves pasado a nivel nacional.
Dijo que el mensaje emitido carece de acciones firmes e inmediatas en el tema de inseguridad y corrupción: “Dejan en claro que el país y el gobierno de la República pasan por una profunda crisis. Ya no podemos seguir engañándonos, debemos asumir que lo que se vive hoy en México no son hechos aislados, sino que revelan que estamos inmersos en un proceso de degradación institucional”.
Zoé afirmó que la promulgación de leyes no es la única forma de ejercer el poder y hoy eso ha quedado claro en la calle por las miles de personas que han salido a manifestarse por distintos temas que lastiman al país. “Esta es la visión incorrecta del gobierno federal, no se trata de generar nuevas leyes, se trata de cumplir las que son vigentes hoy en día”.

Corrillo

Si tan interesada está en la salud la diputada Itzel de León Villard, como busca convencer en cada boletín que envía, ya debió instruir a un médico de su confianza para que chequee a diario la salud de los manifestantes a las afueras del edificio que le toca administrar. Qué espera, que se le mueran ahí, ya han estado a punto.

Contacto:
roraquiar@hotmail.com

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

8 − seis =