Inicio » Palestra » Hermandad / Rodrigo Ramón Aquino
Hermandad / Rodrigo Ramón Aquino

Hermandad / Rodrigo Ramón Aquino

El presidente Andrés Manuel López Obrador estuvo en Chiapas este fin de semana. Recorrió la región norte para constatar los avances del programa Sembrando Vida, el más ambicioso proyecto ambiental del que se tenga memoria. En dos años se sembrarán un millón de hectáreas con árboles frutales y maderables. Sólo este año se garantiza la reforestación de 200 mil hectáreas en el estado. Trabajo y cuidado del medio ambiente, la fórmula.
Además de presumir la acción de gobierno, López Obrador también hizo política al distinguir al gobernador Rutilio Escandón Cadenas no sólo con el respaldo del gobierno federal y su amistad, sino con su hermandad. Esto lo pone en una consideración distinta al resto de gobernantes del país. Para la oposición podría ser motivo de crítica por la diferenciación tan elocuente, pero, vamos, ¿qué ha hecho la actual oposición a favor de los chiapanecos?
En definitiva, los sureños no tenemos motivos para ver con recelo estos respaldos públicos del Presidente. Es cierto, estamos muy cansados de la simulación y de la teatralidad de la política y del juego de poder. Nada bueno nos ha traído. Al contrario, la desmedida ambición de los inmediatos exgobernantes ha dejado endeudado al estado y con mucho enojo, por eso ofrecer hermandad es mucho más que lo hasta ahora se ha hecho.
La hermandad refrendada a Rutilio Escandón lo compromete más que las dos décadas de acompañar a Andrés Manuel, más que la lealtad o el temor a su líder político, apela al corazón y a la conciencia del momento histórico por el que se atraviesa. AMLO le entrega el corazón con todo y sangre para que Rutilio haga lo propio con el pueblo de Chiapas: con el pueblo todo, sin el pueblo nada: que nadie se quede atrás y que nadie se quede fuera.

Ágora

Ayer se transmitió el último capítulo de la aclamada seria Juego de Tronos (Game of Thrones, 2011), una serie medieval de guerra y estrategia creada por David Benioff y D. B. Weiss y producida por la cadena televisiva HBO. Muchos son los momentos memorables por la acción y el drama. Distinción particular tienen la ambientación y el vestuario, mas repararé en tres frases puntuales y elocuentes, aquellas que podría considerarse cápsulas de sabiduría. La última es mi favorita:
–“Stannis es un asesino. Los Lannister son unos asesinos. Tu padre era un asesino. Tu hermano es un asesino. Tus hijos, algún día, serán unos asesinos. Este mundo lo forjan los asesinos. Así que más vale que te acostumbres a mirarles a los ojos”: El Perro.
–“El pueblo llano, cuando reza, pide lluvia, hijos sanos y un verano que no acabe jamás. No les importa que los grandes señores jueguen a su juego de tronos, mientras a ellos los dejen en paz. Pero nunca los dejan en paz”: Sir Jorah.
–”El poder reside donde los hombres creen que reside. Es un truco, una sombra en la pared, y un hombre, aunque sea pequeño puede proyectar una sombra muy larga”: Lord Varys.

Corrillo

Ayer solté este tuit: “Los liderazgos sociales y políticos se sustentan en la #credibilidad. La credibilidad en la #congruencia de la vida pública y privada. Es ahí donde ya perdió la batalla @dievalera. Por tanto ¿qué puede decir mañana de su #detención a los medios que el respetable crea? #Fail”.
A los pocos minutos me llama un amigo político (que conoce muy bien el desempeño público del originario de Unión Juárez) y me dice: “Mira, Rodrigo, yo que lo conozco bien te puedo asegurar que Diego Valera será todo lo que quieras, pero es congruente. Es decir, así como cometió la tontería por la que lo detuvieron, así se ha desempeñado en la vida pública. No hay dualidad. Así en lo público como en lo privado”.

Contacto:
9611395592
@Roraquiar

Un comentario

  1. Alejandro López López

    Debería usted de ser usted un poco más imparcial en sus comentarios y no enseñar que usted es morenista, le aplaude todo lo que haga el presidente aunque esté trabajando mal

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

ocho − seis =